Relato basado en la sentencia de primera instancia dictada por el Ministro de fuero, Jorge Zepeda, confirmada con modificaciones por la Corte Suprema en 2008.

Episodio Rodolfo y Raúl Leveque

A partir de los elementos de prueba revisados por el tribunal, se pudo establecer que el día 15 de septiembre de 1973 fueron detenidos por una patrulla de Carabineros de la 3ª Comisaría de Carabineros de Rahue, Osorno, los hermanos Rodolfo Iván Leveque Carrasco, de 22, años, estudiante, dirigente comunista; y Raúl Bladimir Leveque Carrasco, 23 años, discapacitado. Ése día, a las 10 hrs. de la mañana aproximadamente y según testimonios, ocho efectivos de Carabineros se presentaron en el domicilio de la familia Leveque Carrasco. Luego de allanar la vivienda, procedieron a detener a los hermanos Rodolfo Iván y Raúl Bladimir, siendo éstos trasladados hasta la 3ª Comisaría de Carabineros en Rahue, Osorno, desde donde ambos, según testigos, fueron sacados más tarde con rumbo desconocido, desconociéndose hasta hoy su destino final.

Como antecedente previo, figura la querella de Hugo Gutiérrez Gálvez, en representación de Angélica Gallegos Toledo, esposa de Rodolvo Leveque Carrasco, por los delitos de secuestro calificado de Rodolfo Iván Leveque Carrasco y de Raúl Bladimir Leveque Carrasco. En dicha querella, se precisan los hechos ya descritos. No obstante, la querellante agrega, tras mencionar las distintas gestiones de carácter judicial que llevó a cabo por este caso, que el 14 de julio de 2002, y gracias a averiguaciones efectuadas por la familia de los también desaparecidos hermanos Barría Bassay [Héctor y Guido Barría Bassay, ambos militantes socialistas detenidos el 16.10.1973, en el Fundo Los Riscos, Sector Río Blanco, comuna de Río Negro, Provincia de Osorno. Desaparecidos hasta el día de hoy] pudo tener conocimiento de la existencia de los testimonios de Elizondo Azócar Alvarez, Sergio Briceño y Patricio Briceño. Estas últimas personas declararon haber escuchado cuando los carabineros de la Comisaría de Río Negro llamaban a Mario Fernández Acum y a Rodolfo Leveque, antecedentes que permitieron al tribunal establecer fehacientemente que, al menos Rodolfo Leveque, estuvo detenido en la Comisaría de Río Negro.

La misma querellante y esposa de Rodolfo Leveque, Angélica Gallegos Toledo manifiesta en su atestado que alrededor de enero de 1997 tuvo conocimiento, por parte de un militar cuyo nombre desconoce, que su marido estuvo detenido en el regimiento Arauco y que en ése lugar fue fusilado en el patio aledaño al Hospital Base actual, ya que en esa época era Fiscalía Militar y de Carabineros.

Del mismo modo, otro elemento de prueba importante en esta causa fue la declaración de Carlos Leveque Valerio, hermano de las víctimas. Carlos relata allí que el 12 de septiembre de 1973, alrededor de las 08.00 horas, Carabineros llegó a su casa preguntando por él, por sus padres y hermanos. Agrega que es esos momentos él se encontraba a una cuadra del citado domicilio y que viendo lo que sucedía, se escondió para no ser detenido. En esas circunstancias, los funcionarios entraron al domicilio y detuvieron a sus hermanos, Rodolfo Iván y Raúl Bladimir. Dice además que, desde esa fecha hasta ahora, no se han tenido noticias de lo sucedido con ellos.

Durante el proceso se presentaron también como elementos de prueba las órdenes de investigar de la Policía de Investigaciones de Chile, las que consistieron en pesquisas de los hechos investigados y que “en su conjunto concluyen que los hechos que constituyen la denuncia son efectivos”.

Luego, en la sentencia hay una referencia a información importante obtenida de otro proceso judicial, la cual proporcionó un testimonio relevante en la presente. Se trata de la causa rol N° 22.748, del Primer Juzgado del Crimen de Mayor Cuantía de Osorno. De allí se obtiene la declaración del testigo presencial Teodoro Domingo Escobar Gatica, quien señala que, en relación a la detención de los hermanos Leveque, el día 15 de septiembre de 1973 siendo él mismo detenido, se encontró con los hermanos Leveque Carrasco en la 3ª Comisaría de Rahue, lugar en donde ellos ya estaban antes de su llegada. Allí relata que conversó sobre sus detenciones y que en ese momento estaban en perfectas condiciones físicas. Agrega que ése mismo y 15 de septiembre en la noche Carabineros los sacó del lugar, “ignorando a dónde los llevaron y que Carabineros actuaron, lo que sabe, reitera, porque él estaba con ellos en el mismo calabozo” [sic].

Uno de los medios de prueba relevante para acreditar el hecho punible, fueron los informes periciales fotográficos al sector del río Pilmaiquén, comuna de San Pablo Osorno, lugar en que según versiones habrían sido trasladados y hechos desaparecer los hermanos Rodolfo Iván y Raúl Bladimir Leveque Carrasco.

También hay una referencia al Informe Rettig, el cual, en la página 408, Tomo 1, Volumen 1, confirma que el 15 de septiembre de 1973, fueron detenidos por una patrulla de Carabineros de la Comisaría de Rahue Osorno, dos hermanos: Rodolfo lván Leveque Carrasco, de 22 años, estudiante, dirigente comunista; y Raúl Bladimir Leveque Carrasco, 23 años, inválido. Tal Comisión llega a la convicción que la detención de los hermanos Leveque, es de responsabilidad de agentes del Estado, los que cometieron en contra de ellos violación a los derechos humanos.

El único acusado en calidad de cómplice en esta causa es el entonces Capitán de Carabineros, Adrián José Fernández Hernández. Esto, basado en las pruebas que testimonian que, efectivamente, los hermanos Leveque estuvieron detenidos en la 3ª Comisaría de Rahue y que “es probable que hayan sido puestos a disposición de la autoridad militar o de los tribunales militares”, como lo asevera el propio acusado reconociendo así la presencia de éstos en ese lugar. Para el tribunal, tal declaración, unida a los demás elementos de prueba analizados, establecen “sin duda alguna, que el acusado cooperó en la conducta criminal de otros, favoreciendo dicha conducta dolosa y antijurídica”. Desde el punto de vista de la sentencia, la gravedad de su participación radica en que “el acusado Fernández colabora conscientemente a la ejecución de todos esos hechos” (allanamiento, detención y desaparición), toda vez que los hombres que los llevan a cabo estaban bajo su mando. Como quedó establecido, la detención de los hermanos Leveque Carrasco por parte de efectivos de la unidad a su mando de la 3ª Comisaría de Rahue (Osorno) está comprobada, así como también su permanencia en dicho cuartel. En esas circunstancias, Adrián Fernández Hernández no da ninguna noticia tanto de las detenciones, como de la permanencia y de la entrega en otro lugar de las vícitmas, “favoreciendo conscientemente la conducta dolosa y antijurídica de otros”. La participación en tanto cómplice de secuestro del acusado Fernández Hernández se da por probada pese a que, desde el punto de vista del tribunal, no existe prueba suficiente que permita afirmar que haya sido él quien determinó la privación permanente de la libertad de las víctimas, “los elementos de prueba aportados al proceso, establecen sin duda alguna, que el acusado cooperó en la conducta criminal de otros, favoreciendo dicha conducta dolosa y antijurídica”. Es decir, el tribunal tuvo por acreditada la participación del acusado en calidad de cómplice, no obstante “de la prueba rendida no se aprecian elementos que permitan sustentar dicha conclusión, por ejemplo, a partir de otros funcionarios de Carabineros que atestigüen sobre el mando ejercido por Fernández en la Comisaría de Rahue.

Sobre este respecto, y en una declaración indagatoria, el acusado Adrián Fernández niega haber concurrido con conocimiento y voluntad de contribuir para la realización los delitos investigados, señalando que “dicho desconocimiento se debió a que era mucha la gente que se detenía por orden de la Fiscalía”.

Se debe mencionar aquí la existencia de una causa judicial previa sobre los mismos hechos. Se trata de la causa rol N° 22.747, del Primer Juzgado del Crimen de Osorno, iniciada por querella sobre secuestro de los hermanos Leveque, en la que declaró como inculpado Adrián José Fernández Hernández. No obstante ello, el tribunal civil se declaró incompetente, remitiendo la causa al IV Juzgado Militar de Valdivia, dando inicio al Rol N° 834-80, donde se dictó sobreseimiento definitivo respecto del supuesto secuestro de los hermanos Leveque.

La sentencia de la Corte de Apelaciones confirma la sentencia original, pero lo hace con algunas modificaciones. En este caso, se introdujeron cambios en la determinación de las penas, toda vez que se rechaza la atenuante de media prescripción, lo cual permite elevar la pena impuesta por el tribunal, condenando al acusado a la pena de cinco años y un día. Ello, debido a que el fallo de primera instancia había acogido la media de prescripción o prescripción gradual. Asimismo, la extensión de la nueva sanción impuesta al acusado “hace imposible la concesión de algunos de los beneficios de la ley 18.216”. Cabe consignar que en este fallo de segunda instancia hay un voto de minoría, el cual corresponde al abogado integrante señor Pfeffer, “quien fue de parecer que el ilícito de secuestro calificado por el cual viene condenado el procesado debe ser recalificado y declarar que aquel incurrió en el delito de homicidio calificado”. Su argumento es que no resulta procedente “fundar una sentencia condenatoria por el delito de secuestro calificado a partir de una premisa ficticia (por no encontrarse los restos de la persona hecha desaparecer aquella se encuentra a la fecha aún privada ilegítimamente de libertad)”.

La sentencia de la Corte Suprema reconoce los mismos cambios que el fallo de la Corte de Apelaciones, es decir, no introduce cambios en relación a la sentencia de apelación, pero sí en relación al de primera instancia.

En definitiva, en este caso fue condenado Adrián José Fernández Hernández, a la pena de cinco años y un día por su responsabilidad de cómplice en los delitos de secuestro calificado de los hermanos Rodolfo Iván y Raúl Bladimir Leveque Carrasco.